domingo, 12 de enero de 2014

Padre Eugenio García Siller - Powerpoints católicos







http://padreeugeniogsosb.galeon.com/enlaces2661864.html


Aqui puedes encontrar presentaciones en Powerpoint para catequesis y evangelización.

_______________________________________________

La Señal de la Cruz.
La Señal de la Santa Cruz
Padre Nuestro
La Oración a Dios
Ave María
Oración a la Santísima Virgen María
Gloria
Gloria a la Santísima Trinidad
Credo de los Apóstoles.
Nuestra Profesión de Fe
La Salve.
Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia
Acto Penitencial
Yo confieso ante Dios Todopoderoso
Acto de contrición
Preparacíon para una buena confesión
Mandamientos de la Ley de Dios
Los Mandamientos de la Ley de Dios, son diez
Mandamientos de la Santa Madre Iglesia
Los Mandamientos de la Santa Madre Iglesia son cinco
Sacramentos
Los Sacramentos son signos visibles que nos trasmiten la gracia de Dios, instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia
Parábola del hijo pródigo
"Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, no merezco llamarme hijo tuyo"
Padre Nuestro para Año Nuevo
Reflexión del Padre Nuestro para Año Nuevo
Creación o coincidencia natural
¿Podrá alguien después de ver esto negar la existencia de Dios?
El porque de la Navidad
Unidos en el amor de Jesús
 
 
                                                             

    

viernes, 23 de agosto de 2013

Actos de desagravio ante el Santísimo Sacramento del Altar





https://es-es.facebook.com/notes/el-rosario-de-los-ni%C3%B1os-no-nacidos-inmaculada-virgen-maria/acto-de-reparacion-al-santisimo-sacramento-del-altar-al-inmaculado-corazon-de-ma/10150095288003427


ACTO DE REPARACION AL SANTISIMO SACRAMENTO DEL ALTAR

Abre Señor mis Labios…. ++Y mi boca proclamará tu alabanza.

Acude Señor en mi auxilio… ++No tardes Señor en Socorrerme.

 Toda la Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo ++ Como era en un principio ahora y siempre. Amén.



 Jesús, Protege y Salva ++ a los No nacidos.





Consagración: AL INMACULADO CORAZON DE MARIA



Acto de Consagración

Santísima Virgen María, Madre amadísima, Conductora de nuestro Ejército:

A tu Corazón Inmaculado consagramos esta Cruzada Permanente de Oración, para enfrentar la acometida de las fuerzas del mal, que pretenden arrastrar a las almas a su perdición eterna y socavar el fundamento mismo de la Iglesia fundada por tu Hijo, Jesucristo.

 Tú conoces, Madre, los tiempos que vivimos, en los que el error y la herejía contra la Doctrina y el Evangelio que nos dejó tu Divino Hijo se propagan por doquier, arrastrando a muchos de tus hijos, quienes, deslumbrados por el falso resplandor de estos errores, pueden perder irremisiblemente la fe.

 Nos entregamos a tu amorosa protección y auxilio maternal. Haznos constantes en la oración, fuertes en la batalla y perseverantes en las pruebas, en la defensa de la única Verdad que nos dejó tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, a Quien amamos y adoramos, y ante Quien queremos reparar por las ofensas que recibe, a causa de estos errores. AMEN.





Consagración al Sagrado Corazón de Jesús

  Oh Sagrado Corazón de Jesús, lleno de infinito amor, desgarrado por mi ingratitud, traspasado por mis pecados, pero amándome siempre, acepta la consagración que hago a Ti de todo lo que soy y todo lo que poseo. Te entrego todas las facultades de mi alma y de mi cuerpo. Acércame, día a día, más y más a Ti. Enséñame ahí Tus benditos caminos. Amén.





ACTO DE REPARACION AL SANTISIMO SACARMENTO DEL ALTAR.

 DIOS MIO, YO CREO, ADORO, ESPERO Y TE AMO.

 TE PIDO PERDON POR TODOS AQUELLOS QUE NO CREEN, NO ADORAN, NO ESPERAN Y NO TE AMAN. (3 veces).





Santísima Trinidad Padre, Hijo y Espíritu Santo

 Te adoro profundamente y Te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los Sagrarios de la tierra en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de Maria, Te pido la conversión de los pecadores. Amén.





Oración enseñada por la Virgen al P. Gobbi, para repetirle frecuentemente a Jesús Sacramentado:



 "Jesús, Tú eres nuestro amor; Tú eres nuestro único gran amigo; Jesús, nosotros te amamos; nosotros estamos apasionados por Ti". AMEN.


domingo, 18 de agosto de 2013

ROSARIO DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO





 


http://balbinagarcia.blogspot.com/2012/07/viva-jesus-rosario-del-santisimo.html


ROSARIO DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO

Primer Diez
Conocido sea Jesús sacramentado (Se dice diez veces).
En lugar de gloria se dirá después de cada diez:
“Sea entre todas las cosas bendito y alabado el santísimo sacramento del altar y la purísima e Inmaculada Concepción de la santísima Virgen María madre de Dios. Amén”.

Segundo Diez
Bendito sea Jesús sacramentado (Se dice diez veces).
“Sea entre todas las cosas bendito y alabado el santísimo sacramento del altar y la purísima e Inmaculada Concepción de la santísima Virgen María madre de Dios. Amén”.

Tercer Diez
Adorado sea Jesús sacramentado (Se dice diez veces).
“Sea entre todas las cosas bendito y alabado el santísimo sacramento del altar y la purísima e Inmaculada Concepción de la santísima Virgen María madre de Dios. Amén”.

Cuarto Diez
Alabado sea Jesús sacramentado (Se dice diez veces)
“Sea entre todas las cosas bendito y alabado el santísimo sacramento del altar y la purísima e Inmaculada Concepción de la santísima Virgen María madre de Dios. Amén”.

Quinto Diez
Amado sea Jesús sacramentado (Se dice diez veces).
“Sea entre todas las cosas bendito y alabado el santísimo sacramento del altar y la purísima e Inmaculada Concepción de la santísima Virgen María madre de Dios. Amén”.

Oh, Sagrado convite en que se recibe a Jesucristo, donde se renueva la memoria de su pasión, el alma se llena de gracias y prenda de la gloria futura nos es dada. Les disteis Señor el pan venido del cielo, que en sí contiene toda suerte de espirituales delicias.
Ofrecimiento

Oh Dios que en el admirable Sacramento, nos dejasteis la memoria de vuestra pasión, os rogamos Señor nos concedáis el que de tal manera veneremos los misterios de vuestro cuerpo y sangre, que perennemente sintamos en nosotros el fruto de vuestra redención, vos que vivís y reináis con Dios padre en unión del Espíritu santo, Dios por todos los siglos de los siglos Amén.








domingo, 11 de agosto de 2013

EN MI PAIS BOLIVIA, ANALIZAN LAS AUTORIDADES GUBERNAMENTALES LA DESPENALIZACION DEL CRIMEN DEL ABORTO!!!...COMO BOLIVIANO...PEDIRTE OH SANTISIMO SACRAMENTO DEL ALTAR, QUE ESTE CRIMEN JAMAS SE DESPENALIZE!!!






Superpoderes de madre

El cerebro es el único órgano que nunca deja de formarse. Todo lo que vivimos o hacemos va dejando huella en él, forjando así el carácter de cada persona y sus habilidades. El embarazo también le afecta. De ello habla el informe “Comunicación materno-filial: vínculo de apego” elaborado por expertos de la Universidad de Navarra.

La directora del trabajo y catedrática de Bioquímica Natalia López Moratalla nos explica cómo se prepara el cerebro de la madre para cuidar del niño que lleva en su interior.


En los últimos meses de embarazo nuestro cerebro se vuelve más empático

Se ha comprobado que el cerebro disminuye hasta un 7% su tamaño en los últimos meses de gestación, pero no porque funcione a menos rendimiento y eso se traduzca en una pérdida de neuronas. “Lo que sucede es que las terminaciones neuronales se juntan al trabajar más ciertas áreas, aquellas que manejan "el cerebro social", y que procesan la relación con los demás: las emociones, empatía, actitudes...”, comenta la Dra. Moratalla.

Las técnicas de neuroimagen registran cómo se activan las áreas del sistema cognitivoafectivo de recompensa y se silencian las implicadas en el juicio negativo. “De ahí que una madre no sea capaz de reconocer los defectos de su hijo y solo resalte sus buenas cualidades”, añade.

Cristina Silvente, psicóloga perinatal, refuerza esta idea explicando que en el embarazo cambia el centro de atención. “Ahora todo gira en torno al bebé y lo demás parece ser secundario. De hecho, aunque resulte paradójico, algunos autores consideran que los despistes que se suelen achacar al embarazo son precisamente la prueba de una mayor capacidad de concentración de la mujer, que ahora presta más atención a lo que hace o deja de hacer y magnifica la importancia del despiste”.

La americana Katherine Ellison, premiada con un Pulitzer, llega a la misma conclusión en “El cerebro de mamá: cómo la maternidad nos hace más inteligentes”, donde asegura que el estigma de torpeza mental asociado a la maternidad es injusto y falso.

Tanto el embarazo como la maternidad son etapas muy beneficiosas para el funcionamiento cerebral: las habilidades sensoriales mejoran tras el parto y el tamaño de las neuronas aumenta en algunas regiones del cerebro para que la mujer esté más alerta. Criar a un hijo es un gran estímulo.


Cuestión de hormonas

Como ocurre con gran parte de los cambios físicos de la gestación, las grandes culpables de este vaivén psicológico son también las hormonas.

Los primeros meses, los ovarios producen entre 10 y 100 veces más progesterona, lo que corta la fabricación del cortisol, desencadenante del estrés que podría dañar los órganos del feto.

También aumenta la producción de oxitocina, que propicia las relaciones de confianza con los demás. Se almacena en el cerebro y empieza a liberarse a partir del quinto mes de gestación gracias al contacto físico (desde que la madre nota las patadas del feto), con el parto (para disminuir el dolor de forma natural) y con la lactancia y el contacto piel con piel con el bebé, fomentando así el vínculo de apego madre-hijo.


Sentidos alerta

Los sentidos se agudizan con la maternidad, para poder estar más atenta a los hijos. El olfato y el oído se vuelven más finos: las madres suelen reconocer el llanto de su bebé entre otros muchos.

También aumenta la capacidad visual, a fin de preservar al pequeño de potenciales peligros.

Pero, sin duda, es la parte del córtex cerebral dedicada al tacto la que sufre una mayor transformación. Cuando una madre toca a un bebé y este la toca a ella, recibe información muy sutil pero muy poderosa sobre cómo es su hijo, qué siente y cómo es su relación con él. Y esto tiene efecto a nivel cerebral. Es más, estos cambios comienzan a percibirse ya en el embarazo, cada vez que siente los movimientos del feto, se toca la barriga y habla con él transmitiéndole su amor.


Ser madre o padre te cambia

Estos primeros contactos madre-hijo refuerzan el vínculo entre los dos, y esto queda grabado en el cerebro. Como nuestras vivencias se almacenan en él, los embarazos se memorizan, de forma que por medio de una resonancia magnética se puede saber si una mujer ha sido madre.

Esta modificación cerebral también se produce en los papás, aunque de distinta forma. Ellos también desarrollan el cerebro social desde que perciben las patadas de su hijo o al ver una ecografía, pero sobre todo a partir de su nacimiento, a través del contacto físico. Cada vez que un padre baña a su hijo, le coge o le da el biberón desarrolla un vínculo cognitivo-emocional similar al de la madre, ya que fabrica oxitocina y baja su nivel de testosterona, la hormona de las energías masculinas.



martes, 6 de agosto de 2013

De manera semejante, como cuando caminaste sobre la faz de la Tierra...ahora mismo, estás aquí con nosotros...plenamente vivo y regalándonos con tu presencia, vida en abundancia... amado Señor Jesús Sacramentado!!!






http://www.mensajerosdelareinadelapaz.org/adoracion.htm#horaadoracion



 
            Una hora de adoración ante el Santísimo tiene siempre, se haga donde se haga, un inmenso valor. La decisión de adorar regularmente, quiera Dios que a diario, al Santísimo, verdaderamente es importante y de gran trascendencia para nuestra vida, y la de los que nos rodean, más de lo que nos podemos imaginar. En definitiva, se trata de venir a encontrarnos con Jesucristo ¡resucitado y vivo!, invisible para los ojos corporales, pero real, con una realidad que, cuando llega a hacérsenos patente, nos cambia la vida, porque aunque no lo percibamos, Él exhala continuamente virtud. «No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o por una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva» ha dicho el Papa Benedicto XVI (Carta Encíclica Deus Caritas est).
            «El Maestro está aquí y te llama». Si el que anduvo hace dos mil años por Palestina y «pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo», o sea, curando a los aquejados por toda clase de males, ha resucitado y está aquí -y lo está -, ¡qué importante es venir, respondiendo a su llamada, a estar con Él! ¿Acaso no nos damos cuenta de que somos unos pobres indigentes para el bien, y no nos sentimos aquejados por tantos males, físicos o morales, nosotros mismos, nuestras familias, nuestro país,... el mundo entero?
            El mismo Jesús, en una revelación a la Beata Alejandrina Mª da Costa (1904-1955), le manifestó: «Habla en mi nombre y di que todos los que reciban la Sagrada Comunión con humildad, fervor y amor los seis primeros jueves consecutivos y hagan una hora de adoración ante es Sagrario en íntima unión conmigo, les prometo el Cielo».
            Si esto promete el Señor, en su magnanimidad e infinita Misericordia, a quien lo reciba y lo adore una hora “solamente” durante seis primeros jueves consecutivos, ¿qué valor tendrá recibirlo y perseverar en la hora de adoración hasta el final de la vida? ¿Quizás, además de la nuestra, no salvaríamos, por nuestra intercesión, muchas otras? ¿No nos dijo nuestra Madre en Fátima que “muchas almas se pierden porque no hay nadie que pida y se sacrifique por ellas”? Sí, sólo en el cielo nos daremos plena cuenta de su valor.
            Entonces, si una hora de adoración es ya tan importante, ¿el hecho de que se haga en la capilla o iglesia de la Adoración Perpetua, añade algún valor? 
            Ante todo, debemos caer en la cuenta de que el valor de nuestra hora de adoración no se lo da ni el esfuerzo o sacrificio que nos cuesta algunas veces venir, más si es en horas intempestivas de la noche o de la madrugada, que humanamente valoramos como de algún mérito; ni siquiera se lo da la firmeza de nuestro compromiso o nuestra fidelidad, virtudes especialmente apreciadas, por lo “exóticas”, en estos tiempos. Todo esto, aún teniendo valor, no constituye más que los “dos panes y cinco peces”. ¿Qué es una hora o dos entre las ciento sesenta y ocho de la semana o ante las miles de la vida que Dios nos regala? Y en definitiva, si tenemos salud, fuerzas y ganas, o firmeza y fidelidad para venir, ¿a quién se lo debemos sino a Él?
            No, el verdadero valor de nuestra hora de adoración está justamente en que ya no es nuestra sino suya, porque se la hemos ofrecido y entregado. ¡Y Él  la ha aceptado! (lo demuestra facilitando y permitiendo que la podamos hacer). Y quien prometió que “ni un vaso de agua que deis a alguno de estos mis hermanos más pequeños, quedará sin recompensa”, ¿dejará de agradecer la hora fiel que le ofrecemos a Él directamente? ¡A Él, que no se deja ganar por nadie en generosidad!
            Y sobre todo, ¿dejará de hacer con nuestra pequeña hora, con esos apenas “dos panes y cinco peces que tenía un muchacho que había por allí”, el milagro de “dar de comer a más de cinco mil hombres” que tanto le interesa hacer?          
            Nuestra hora de adoración Le permite, a través de la Sagrada Hostia en la exposición permanente de la capilla, derramar su Misericordia a toda la Humanidad, como le dijo a Santa Faustina Kowalska, especialmente a todos los que se acerquen por allí. Y son cientos, miles, seguro que más de cinco mil, los que a lo largo del año pasan, y a muchos, a poco que lo deseen y pidan, “les dará de comer”. Bien sabe que si no, “desfallecerán por el camino”.
            Además, acompañándole, entre todos, las veinticuatro horas del día, estamos, en la pequeña medida de que somos capaces, correspondiendo a su Amor, que le hizo quedarse, Él siempre el primero, con nosotros todos los días - las veinticuatro horas - ... ¡hasta el fin del mundo!
            Y, sencillamente, viniendo día y noche, estamos proclamando a nosotros mismos, a la Iglesia y al mundo entero, que creemos que Él está aquí y que valoramos y agradecemos que lo esté, y manifestamos, y se lo expresamos a Él, que es lo mejor que nos ha pasado, que es nuestro gozo y alegría, ... que es la Defensa de nuestra vida, que nos ha tocado un Lote hermoso - infinitamente más grande que “el gordo” -, ¡que nos encanta nuestra Heredad! (cf Sal 15).